Honorable Consejo Federal Pesquero fortifica la pesca del calamar

Primer Ministro Chino
Por segunda vez consecutiva, el CFP aprobó la presentación de proyectos pesqueros para incorporar 20 barcos poteros, nacionales o extranjeros, hasta por 30 años. Se argumenta que con 62 buques no se alcanzan los objetivos de aprovechamiento integral del recurso. La experiencia en 2012 fue un fracaso.

Al igual que el año pasado, el subsecretario de Pesca Miguel Bustamante propuso al Consejo Federal Pesquero la apertura de registro de barcos poteros nacionales o extranjeros para ser incorporados a la matrícula, con permisos de hasta 30 años. Luego de negociaciones internas dentro del Consejo, se aprobó por unanimidad la resolución 10/13 que la autoriza la incorporación de 20 nuevos proyectos pesqueros. El objetivo, más allá del enunciado –“fortalecer la política implementada”– es establecer asociaciones comerciales con armadores chinos, ya que para su incorporación deben asociarse a un empresario argentino.

Dependiendo del tipo de proyecto, las alianzas así constituidas deberán reprocesar entre un 10 y un 20% de la materia prima en tierra; contar con un mínimo del 75% de tripulación argentina y con personal de tierra debidamente registrado. Para presentar el proyecto, tienen tiempo hasta el 5 de octubre como fecha límite. Las empresas interesadas deberán abonar 150 mil pesos si el permiso es por 10 años y 300 mil si es por 30 años. En todos los casos, el armador deberá efectuar el depósito de 300 mil pesos en garantía de que procesarán en tierra, por cada buque presentado.

En 2012 la política de incorporación de buques fue un rotundo fracaso. No se inscribieron buques nacionales ni chinos, como se esperaba. Ahora, al parecer, ya existirían cinco interesados en ingresar por 30 años. Los beneficios para el país no serían otros que los supuestos por los consejeros: aumentar el número de buques y contribuir a la proporción de materia prima en las plantas pesqueras.

El costo laboral argentino, en lo que se refiere a marinería y estiba, sumado a la carga impositiva para exportar, hizo en aquel momento poco atractiva la oferta para los empresarios del gigante asiático. Ellos pedían por ejemplo se autorizase el trasbordo en alta mar, ingresar como producto chino a su país de origen sin que ello implicara, en contrapartida, una ventaja arancelaria para los armadores argentinos en general a la hora de comerciar con China, lo que a todas luces era perjudicial para el país. No se sabe qué condiciones cambiaron para que, ahora, existan interesados.

En el acta 31 del CFP se plantearon los argumentos por los cuales el órgano consideró necesario abrir el registro para la incorporación de 20 buques poteros, nacionales o extranjeros: “En el marco de la política pesquera respecto de la especie calamar (Illex argentinus), cuyos objetivos primordiales son el aprovechamiento integral del recurso y la nacionalización de la flota y de las capturas de dicha especie, y con el fin de continuar valorizando la importante contribución a la preservación de las fuentes de trabajo en tierra y a la mayor participación de mano de obra nacional en todos los aspectos de la captura y la producción de esa especie, se da tratamiento a un proyecto de resolución a través del cual se autoriza la presentación de proyectos pesqueros para la explotación de la especie calamar (Illex argentinus) mediante buques poteros, abarcando los que encuadren en el artículo 26, incisos 1) y 2) de la Ley Nº 24.922”.

Citando la Resolución CFP Nº 11/06, en la que se consideró que “una explotación sustentable de la pesquería de calamar resultaba compatible con un número de buques poteros que no supere el promedio de los 104 buques poteros que operaron entre 1996 y 2005”, argumentan que es necesario ampliar la flota. Dicen que en la actualidad hay “62 buques poteros habilitados para la pesca, lo que debilita las posibilidades de cumplir con los objetivos de la política pesquera fijada”. Lo que no se aclaró en 2006 como tampoco ahora, es que en ese período se alcanzaron capturas extraordinarias, por ejemplo, 302.060 toneladas en el año 1999.

En la lógica de la política cortoplacista, ninguna resolución parece ser tomada con el debido y necesario análisis para una proyección de largo plazo. Durante el corriente año, en el que se capturaron 184.000 toneladas, no se realizaron las campañas de evaluación que garantizan el cierre de la temporada en el momento más indicado para permitir el escape de reproductores. Las posibilidades de que se mantengan o superen las capturas son inciertas, en principio por las complejas características de la especie, definidas por las variables climáticas y por la incertidumbre sobre el escape. Por otra parte debió cerrarse por un mes la pesquería para evitar la caída del precio.

El proyecto fue aprobado por unanimidad y se procedió a la firma de la Resolución que lleva el Número de Registro CFP 10/2013. “Que a fin de fortalecer el cumplimiento de los objetivos de política pesquera” fijados por el CFP, “resulta oportuno promover la presentación de proyectos”, así comienzan los considerandos de la norma. Luego dice que considera “conveniente la convocatoria de proyectos de explotación de la especie para buques que se encuentren incorporados o se incorporen a la matrícula nacional, hasta un número de veinte (20), a los efectos de aplicar un enfoque precautorio”. Lo de precautorio hace referencia a que la incorporación de 20 barcos elevaría a 82 el número de poteros, menor a los 104 fijados como tope.

Por lo antes expuesto, se autorizó la presentación de proyectos para la explotación de calamar que cumplan con los requisitos de la resolución, teniendo tiempo hasta las 16 horas del 5 de octubre. Los proyectos incluidos deben encuadrarse en el artículo 26 incisos 1 y 2 de la Ley de Pesca. En el inciso 1 se fijan las exigencias para el otorgamiento de un permiso por 10 años y en el inciso 2, para el otorgamiento por 30 años.

En el primer caso obtendrán mejores calificaciones los buques que empleen mano de obra argentina en mayor porcentaje; sean construidos en el país y menor antigüedad del buque, en ese orden. En el segundo caso, los buques deben pertenecer a una empresa con instalaciones de procesamiento radicadas en el territorio nacional, que procesen y elaboren en ellas productos pesqueros en forma continuada. El Consejo priorizará a tal efecto a las que empleen mano de obra argentina en mayor porcentaje, en tierra y buques en forma proporcional; las que agreguen mayor valor al producto final; a los buques construidos en el país y por último a los que acrediten menor antigüedad del buque.

Los requisitos que los interesados deben cumplimentar antes del 5 de octubre para presentar proyectos, con un máximo de dos barcos por empresa son: ser propietaria, o integrante de un grupo empresario propietario, de una planta industrial de procesamiento en tierra con personal debidamente registrado, en el caso del inciso 2. Haber suscripto un convenio con el titular de una planta industrial de procesamiento en tierra con personal debidamente registrado, con vigencia a partir del inicio de la temporada de calamar 2014, en el caso de presentarse por el inciso 1.

Además deben presentar la certificación de la planta por parte del SENASA; la certificación provincial o municipal; documentación que acredite el registro del personal afectado al proyecto y el cumplimiento de los aportes previsionales y de la seguridad social correspondientes y la conformidad de la persona integrante del mismo grupo empresario que fuere su titular. Por último será condición ineludible acreditar el pago de los aranceles y las garantías, antes de la fecha señalada, en la cuenta del FONAPE del Banco Nación.

Los buques que apruebe el CFP deberán encontrarse incorporados a la matrícula nacional o bien deberán ser incorporados en la temporada de pesca de calamar 2015. El trámite será realizado por la Dirección Nacional de Coordinación Pesquera, que verificará el cumplimiento de los aspectos técnicos, calificando cada buque nominado. Una vez cumplido este proceso, serán remitidos a consideración del Consejo para su aprobación.

El Consejo ya sabe que no llegará con las manos vacías a la Asian Seafood Exposition, que se celebrará entre el martes y jueves de esta semana en Hong Kong, República Popular China. El rédito para la flota potera nacional, es desconocido o inexistente.

Por Karina Fernández

02/09/13

Fuente: http://www.nuestromar.org/noticias/categorias/03-09-13/honorable-consejo-federal-pesquero-fortifica-pesca-del-calamar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *